Tipos de relojes de la antigüedad

El primer reloj del que se tiene constancia para medir como avanza el tiempo, es el reloj de sol. Unos 1000 años a. Jesucristo, los egipcios inventaron lo crearón, se trataba de una barra indicadora encima transversalmente sobre otra, calibrada en horas.

El reloj se instalaba horizontalmente, con la barra encarada hacia el Sol, al Este por la mañana y al Oeste por la tarde. Para saber el tiempo se orientaban por la posición de la sombra de la barra indicadora sobre la calibrada.

Antiguamente se hicieron muchos modelos de relojes de sol, al igual que hoy podemos encontrar en la tienda de relojes online una gran variedad de relojes de alta gama. Un modelo simple consistía en una estaca clavada sobre un suelo horizontal, midiéndose el tiempo según la posición y longitud de la sombra proyectada.

Otro ejemplo curioso fue el siguiente reloj:

EL RELOJ DE ARENA

Los relojes de arena se basan en un principio análogo al de los relojes de agua, pero son menos engorrosos que los relojes de líquido. Además, los de agua tienen el inconveniente de que se congela en tiempo frío.

Los relojes de arena están construidos, por regla general, de forma que se puede medir en ellos un tiempo total de una hora, sobre una escala dividida en cuartos.